Sistemas de riego para el huerto urbano

¿Qué sistema de riego es más adecuado para tu huerto urbano?

Valora este artículo:

Sistemas de riego para el huerto urbano

El riego es uno de los factores más importantes en la gestión de nuestro huerto urbano, ya que es fundamental en la vida de las plantas y su deficiencia, las somete al llamado estrés hídrico, con consecuencias muy negativas en cuanto a su sanidad y productividad

Para mantener nuestras plantas perfectamente hidratadas podemos jugar con dos factores muy importantes e interrelacionados entre sí: la cantidad de agua y la frecuencia de riegos. Y más cuando utilicemos ésta agua como vehículo para la fertilización.

En este sentido, existen diferentes tipos de sistemas de riego que nos permiten elegir el más apropiado, en función del tipo de huerto urbano que tengamos y la disponibilidad de agua y con ello optimizar este preciado recurso sin merma de la productividad de nuestras plantas.

Riego localizado

Este sistema de riego es el más avanzado y empleado, muy apropiado para cualquier tipo de huerto urbano. Existen diversas modalidades, permitiendo el uso de programadores para la optimización de la utilización del agua disponible.

Es un método que permite localizar el suministro del agua en una zona concreta. Los diferentes sistemas de suministro en el punto elegido pueden ser mediante gotero, micro tubo, exudación, micro aspersión, micro perforación, etc. Cualquier sistema es válido, siempre que nos permita ubicar el aporte de agua en el lugar deseado y con la mayor precisión posible.

¿Qué Modalidades existen de riego localizado?

  1. El sistema de goteo es el más utilizado en huertos urbanos de jardín, terraza o balcón.

Con la aplicación gota a gota, damos tiempo a que el agua se distribuya lenta y homogéneamente sin escorrentías.

El controlador fino de goteo es una pieza que puede estar insertada en la tubería durante el proceso de fabricación o realizarlo nosotros mismos, comprando el modelo de emisor que mejor se adapta a nuestras necesidades. En el primer caso, los goteros van insertados a unas distancias concretas y son ideales para regar hortícolas cultivados en línea. En el segundo caso, seremos nosotros quienes decidamos dónde colocar cada emisor, así como el número de ellos, con lo que podemos hacerlos coincidir en los lugares exactos de las plantas, de las macetas o jardineras.

  1. Riego por micro tubo

En este caso, en vez de pinchar el gotero sobre la tubería, pinchamos un micro tubo, llamado también “macarrón” por su similitud con esta pasta, y localizamos el extremo de la salida del agua sobre el punto a regar deseado. Esta técnica es más rápida para el riego, por lo que los tiempos deben ser más cortos. A su favor, podemos hacer llegar el punto de riego a cualquier lugar.

Destacar que esta técnica permite combinarla con la anterior, insertando un gotero en el extremo de salida del agua del micro tubo.

  1. Riego por exudación.- Este sistema es menos popular y consiste en que la propia tubería secundaria de distribución, al ser fabricada mediante una tecnología de micro porosidad, permite que el agua que circula por su interior salga a modo de exudación al exterior y de esta forma va humedeciendo el sustrato. Normalmente, aunque le llamamos tuberías, en realidad se trata de cintas de riego.
  1. Riego por micro aspersión.- Simula los distintos modelos de aspersores tradicionales, con la salvedad de que han sido fabricados en miniatura para que su radio de acción sea mínimo. Es un sistema válido para regar en pequeñas zonas y no en puntos, con lo que cada zona regada es mayor, aumentando la zona de tierra húmeda a disponibilidad de la planta.

Otros tipos de sistemas de riego

Sistema de riego hidropónico.

Aconsejable sólo para huertos urbanos muy avanzados y casi siempre en huertos urbanos de terraza o balcón, cultivados sobre mesas de cultivo prefabricadas para tal fin. Este sistema es el más avanzado tecnológicamente, ya permite la mayor optimización del agua de riego y sus nutrientes. Destacar la importancia de ajustar muy bien la frecuencia y tiempos de riego, así como el colocar recipientes bajo las macetas y jardineras para la recogida del agua sobrante que ha drenado.

Métodos clásicos:

Como son la manguera y regadera, pero se utilizan en gran medida cuando hay pocas hortalizas o frutales para regar, de forma puntual o como apoyo a los demás sistemas antes mencionados.

The following two tabs change content below.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *